lunes, 12 de marzo de 2012

Igualdad de condiciones

Hace algunos días leí por la red que a los detenidos que trabajan en los establecimientos que tienen acuerdos con los penales, les deberán pagar ART, sueldos acordes, jubilación y no sé qué otros beneficios. Y también leí que quienes concluyan sus estudios, serán beneficiados con una reducción de sus condenas. Me parece bien, por un lado, que aquéllos que se equivocaron en sus vidas tengan la oportunidad de realizar una tarea, y al reinsertarse a la sociedad, una vez cumplida su pena, tenga herramientas con las que defenderse y no volver a cometer un delito. Y me parece muy bien que se les dé la oportunidad de estudiar, para que el día de mañana también tengan una nueva oportunidad en la vida.

Con los que no estoy de acuerdo es con que se "acorten" las condenas. Eso le corresponde únicamente a la Justicia, que ya bastante acorta condenas y otorga beneficios (salidas transitorias, condenas en suspenso, 2 x 1, etc) que en su esencia son "excepciones" a quienes demuestren buen comportamiento, o buenas referencias de psicólogos y demás personal que trabaja en penitenciarías.

A quién se le ocurrió esto, ¿pensó en lo que siente la víctima de uno de estos delincuentes, al saber que si termina sus estudios, sale antes? ¿ O lo que siente una persona que perdió a un ser querido? Creo que la Justicia, o quienes piensan en estos planes de igualar a todos, deben darse cuenta de que los presos no son "becados", ni participantes de la casa de Gran Hermano. Son criminales que han cometido un delito (robo agravado, asesinato, violación, etc) y con muchas probabilidades de reincidencia.¿ O es que acaso no leemos todos los días, que detuvieron a un ladrón que había salido hacía pocos días de purgar una condena? ¿Y los pibes que antes de los 15 ya tienen frondosos prontuarios?

Una amiga que estudia Derecho me contó que en una oportunidad, con su cursada, hicieron una visita al penal y tuvieron la oportunidad de charlar con algunos detenidos, y se asombró que el preso con quien ella habló "se sabía de pe a pa el pacto de San José de Costa Rica" (el que da la posibilidad del 2x1), y sabía más los vericuetos del Código Penal que ella que estaba estudiándolos.

Evidentemente la inteligencia de estas personas está más allá de discusión, pero estas medidas, de hacerse reales, serían injustas para muchos estudiantes. No habría igualdad de condiciones, ya que un detenido tiene tiempo de sobra para dedicarse a sus estudios, y el mismo penal le permitiría materiales para hacerlo, mientras que cualquiera de nosotros muchas veces no puede comprar ese libro, o cumplir con las cursadas, o abandona los estudios porque necesita imperiosamente trabajar, y los tiempos no le dan.

La igualdad de condiciones debe partir de que la ciudadanía acceda a todo lo que deba y pueda, y luego ver cómo hacer participar a quienes han infringido la ley. las netbooks para todos aún no han llegado a todos los estudiantes, y, como leí hoy, darle una netbook a un chico cuyos padres no pueden pagar el servicio de WI-FI, es como darle pan a quien no tiene dientes. El proyecto es muy lindo y utópico, pero no creo que sea factible permitir a un chico de ocho o diez años que vaya a una plaza con su netbook (como vemos en las publicidades del estado), ya que lo más probable es que se la roben...yo no lo dejaría...

Muchos jubilados aún no cobran el sueldo suficiente como para vivir dignamente. Es cierto, cobran mejor que hace diez años, pero las cosas han aumentado de precio...¿se compensa el porcentaje del aumento de los precios, con el de los sueldos y las jubilaciones?

Los servicios educativos, sanitarios, policiales, judiciales, aún dejan mucho que desear. En las escuelas existen falencias que no se solucionan, en los hospitales faltan insumos y personal, a las fuerzas de seguridad no se les paga como deberían, y la Justicia deja mucho que desear...Igualemos para arriba, pero empecemos desde lo fundamental.

1 comentario:

  1. Exelente Cris,exelente!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar