sábado, 5 de noviembre de 2011

La exhibición de la muerte

     No me gustó cuando se emitió, casi en vivo y en directo, la ejecución de Sadam Husseim. Tampoco me hizo gracia la vez que Barac Obama anunció que "el mundo era un sitio más seguro", luego de asesinar a Osama Ben Laden, a mi entender fue "tomar como trofeo" su muerte, ya que para hacer honor a su fama de "líder de la justicia" que tiene el país del norte, debería haberlo sometido a un juicio justo. Nos mostraron morbosamente cómo mataron a Muhamar Gadaffi, Su sangre casi asomaba por los televisores, monitores y periodicos, salpicándonos esa sed de venganza, o esa sed por un punto más de rating.

    Vuelven a mostrar que asesinaron a otro líder de no se qué lugar del mundo, que obviamente era un peligro para quienes nos dicen qué hacer, qué decir. Para quienes tiraron bombas en escuelas y hospitales, justificando que en esos sitios eran de riesgo para el mundo. Los mismos que anunciaron con bombos y platillos que Irak tenía armas nucleares, jamás encontradas.

       Invaden países, matan inocentes, muchos de ellos mujeres y niños. Los militares, amparados en su "superioridad armamentística" violan mujeres, se burlan de los detenidos, los vejan...¿dónde está la justicia que tanto pregonan? ¿Dónde el respeto que exigen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario